Argentina

1925-1944

BASF basa en su experiencia en el proceso Haber-Bosch y encuentra áreas adicionales de aplicación de la tecnología de alta presión: la hidrogenación del carbón para generar combustible sintético y la producción de caucho sintético (Buna). Estas actividades se llevan a cabo dentro de IG Farbenindustrie Aktiengesellschaft, formada por la fusión de BASF y otras cinco grandes compañías químicas en 1925.

La recuperación económica se ve obstaculizada por la inestabilidad política continua, las obligaciones de reparación, el desmantelamiento de fábricas, la falta de carbón, problemas de transporte, la ocupación francesa de la rivera oeste del río Rin y el establecimiento de una barrera aduanera en el Rin. Los representantes de las principales empresas químicas se reúnen para discutir la intensificación de una forma libre de cooperación establecida en 1916. Acuerdan llevar a cabo la modernización necesaria de la producción y ventas en conjunto. En 1925, se finaliza la fusión de BASF con otras cinco empresas (incluyendo Hoechst y Bayer) para formar el IG Farben Aktiengesellschaft. A finales de 1925, BASF es absorbida en IG Farben. La sede de la nueva compañía se trasladó a Frankfurt. Las plantas de Ludwigshafen y Oppau forman la parte principal de las operaciones de la Unión Oberrhein, una de las cuatro unidades originales que operan IG Farben.

Nitrophoska se encuentra como marca registrada en la Oficina Alemana de Patentes en 1926. El nombre refleja los tres más importantes nutrientes para las plantas: nitrógeno, fósforo y potasio ("Kalium" en Alemán). El fertilizante representa algo completamente nuevo, ya que la concentración de nutrientes es de dos a tres veces mayor que en los fertilizantes existentes de múltiples componentes.

Un año más tarde, Nitrophoska se lanza en el mercado. Debido a que cada grano de fertilizante tiene una composición homogénea, se resuelven los problemas anteriores encontrados al mezclar varios fertilizantes sintéticos.

Nitrophoska poster

Gasolina a partir del carbón: En 1913, Friedrich Bergius ya había tenido éxito en la obtención de productos de reacción líquidos, a partir del carbón utilizando hidrógeno y alta presión. El químico de BASF Matthias Pier recoge esta idea y pronto encuentra una manera de traducir el proceso a escala industrial. A finales de 1927, el primer carro-tanque de gasolina, derivada del carbón, deja la planta de Leuna.

Bajo la dirección de Walter Reppe (1892 - 1969, químico en BASF de 1921 a 1957), se inicia la investigación, en 1928, sobre las reacciones catalíticas de acetileno bajo presión. Conocida como "la química Reppe", ahora es posible desarrollar numerosos compuestos orgánicos y productos intermedios, a partir de bloques de construcción simples utilizando reacciones como vinilación técnica, etinilación, carbonilación y ciclización. La química del acetileno es también uno de los requisitos más importantes para el desarrollo de los plásticos.

Durante el crudo invierno de 1928 a 1929, IG Farben lanza el primer anticongelante para automóviles, Glysantin. En comparación con los aditivos usados ​​previamente - todos ellos simplemente hacen soluciones de desplazamiento - este tiene claras ventajas: un punto de ebullición de 197 ° C (387 °F), resistencia a la corrosión, no hay separación, prácticamente no hay evaporación y un punto de menos 25 ° C de congelación (menos 13 ° F), lo cual es adecuado para los inviernos de Europa central.

The Ludwigshafen and Oppau sites in 1929

La síntesis de estireno en la planta de Ludwigshafen en 1929 marca el comienzo de la era del plástico. Durante los años siguientes en las plantas de Ludwigshafen y Oppau, que ahora emplean a 24,442 personas, el trabajo comienza en una nueva área de la química y la física: los polímeros. Una serie de estos compuestos se ha desarrollado para la producción a gran escala: compuestos acrílicos poliméricos (1929), poliestireno (1930), cloruro de polivinilo (1.931), poliisobutileno (1.931), éter de polivinilo (1.934), y polietileno (1937).

Las síntesis de metanol y urea allanan el camino para la química de los productos de condensación de urea-formaldehído. El adhesivo Kaurit, a base de urea y formaldehído, se lanza en 1931. Se convierte en un producto clave para la industria de transformación de la madera - en particular con respecto a la conservación de los recursos. El triplex - primero un producto de desecho - ahora se convierte en un material de alta calidad para una serie de nuevas aplicaciones y diseños. El aglomerado ahora también puede ser fabricado de manera eficiente.

Carl Bosch y Friedrich Bergius reciben el Premio Nobel por el desarrollo de la tecnología de alta presión para la síntesis de amoníaco y la hidrogenación del carbón.

Nobel prize diploma for the development of high-pressure technology
Prêmio Nobel pelo desenvolvimento da tecnologia de alta pressão

Adolf Hitler es nombrado canciller de Alemania, el 30 de enero de 1933. En los meses siguientes, el partido nazi toma el control de la política social y de órganos "formadores de opinión" en las plantas de IG Farben. La ideología nacionalsocialista también da forma a las operaciones del día a día en las plantas de Ludwigshafen y Oppau. Se "limpia" la biblioteca de obras, el diario de la planta se reorganizó y el primero de mayo de todos los empleados participan en las marchas del Día del Trabajo. Las llamadas al trabajo estilo militar se convierten en parte de la rutina de la planta. Después de prohibir los sindicatos, tanto los empleadores ("líderes de la fábrica de la empresa") como empleados ("seguidores") son organizados en el Frente de Trabajo Alemán. Este es el comienzo de un desarrollo en el que IG Farben se sumerge inextricablemente en el sistema nazi durante los años siguientes.

Los investigadores en Ludwigshafen desarrollan un nuevo invento revolucionario - la cinta magnética. La experiencia en diferentes áreas se combina con resultados ideales. Desde 1924, el polvo de hierro carbonilo extremadamente fino se ha producido en Ludwigshafen para la fabricación de bobinas de inducción para los cables de teléfono. BASF cuenta con la experiencia en la fabricación de dispersiones extremadamente finas, gracias a sus operaciones de producción de tinte, y el desarrollo de películas en el nuevo campo de los plásticos proporciona un medio muy adecuado de vehículo.

En 1932, AEG y la IG Farben se comprometen a colaborar en el desarrollo de un dispositivo de grabación magnética. Los primeros 50.000 metros de cinta magnética se suministran en 1934. Un año más tarde, los primeros magnetófonos se presentan al público en la Feria del Radio en Berlín, en 1935. En 1936, el Feierabendhaus realiza un estreno muy especial:todo un concierto con Sir Thomas Beecham dirigiendo la Orquesta Filarmónica de Londres que es grabada en cinta magnética.

Sensation at the 1935 Berlin Radio Fair: The magnetophone developed by AEG with the new magnetic tape from Ludwigshafen.

Diez años de investigación intensiva en caucho sintético culminan con éxito: "Buna" ahora es capaz de reemplazar el caucho natural. Los primeros neumáticos Buna se lanzan en la Exposición Internacional del Automóvil de Berlín, en 1936. En el mismo año, se coloca la primera piedra en la primera fábrica de Buna de IG Farben en Schkopau, cerca de Merseburg.

IG Farben recibe nueve premios Granx Prix por sus productos y procesos - incluyendo la licuefacción del carbón, Buna y el indantreno - en la Feria Mundial de París de 1937.

Una patente se presentó en 1939 por uno de los derivados más interesantes de la química de acetileno: polivinilpirrolidona (PVP). Se utiliza inicialmente como un sustituto del plasma sanguíneo y más tarde en una amplia variedad de aplicaciones en medicina, farmacia, cosmética y producción industrial.

Walter Reppe explains the synthesis route for polyvinylpyrrolidone.

Las primeras toneladas de poliamida, a base de caprolactama, se producen en Ludwigshafen. Esto permite la producción de fibras (Perlon) y nuevos materiales de construcción (por ejemplo Ultramid).

El estallido de la Segunda Guerra Mundial, en septiembre de 1939, obliga a un cambio hacia una economía de guerra. Con sus productos sintéticos, en particular, el nitrógeno, el caucho y la gasolina, IG Farben también se convierte en parte de este sistema autárquico, coercitivo. Durante la guerra, muchos hombres son llamados al ejercito y reemplazados por mujeres, prisioneros de guerra y trabajadores forzados, en especial de los países ocupados de Europa del Este. Por otra parte, los presos del campo de concentración son puestos a trabajar en la fábrica de Buna de IG Farben en Auschwitz, por orden del alto mando del ejército alemán en 1940.

1940, tiempos de guerra: El día previsto para celebrar el 75 aniversario de la compañía se sustituye por un día de trabajo normal. Las fiestas planeadas desde hacia tiempo se cancelan. La historia se repite: el aniversario 50 de la compañía no pudo ser celebrado en 1915, debido a la Primera Guerra Mundial. En el junio ​​ocurren los primeros ataques aéreos por los bombarderos aliados, a las plantas de Ludwigshafen y Oppau. Sin embargo, hasta ahora los ataques no tienen un grave impacto en la producción.

Los ingenieros en Ludwigshafen desarrollan un nuevo reactor tubular de alta presión para la producción continua de polietileno de alta presión (Lupolen).

La tercera planta Buna de IG Farben se construyó en 1941 en Ludwigshafen, a partir de un proceso de tres etapas desarrollado por Walter Reppe. Esto une a las plantas de Ludwigshafen y Oppau hasta ahora separadas. La planta Buna hace necesaria una tercera planta de energía: se construye una termoeléctrica de carbón la cual suministra a la planta, vapor y la electricidad hasta 1999.