Argentina

Una solución para la industria y el medio ambiente

Cosméticos, productos de limpieza e incluso alimentos. En común, estos elementos tienen un ingrediente esencial para una parte importante de la industria, el aceite de palma. El cultivo masivo de la palma, que da origen a la materia prima, es motivo de preocupación en todo el mundo. Para cambiar este escenario, BASF ofrece a sus clientes la versión certificada del producto.

El continente asiático es el mayor productor de aceite de palma del planeta. Indonesia (72%) y Malasia (21%) encabezan la lista de países que más exportan la materia prima. En el mundo, el 40% del aceite de palma proviene de pequeños agricultores. Invertir en entrenamientos y programas de concientización en comunidades forma parte del conjunto de acciones esenciales para conquistar un producto sustentable y responsable. En los últimos años, las empresas responsables están liderando en estas regiones iniciativas que ayudan a transformar el medio ambiente y el contexto social aún bastante sensible. Dentro de esa realidad, las empresas de cosméticos tienen como desafío comercializar productos más alineados con las preocupaciones globales.

Las consecuencias del modelo de producción convencional de aceite de palma y almendra de palma llevaron a la RSPO (Roundtable on Sustainable Palm Oil, Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible, en español), una organización que certifica las áreas de plantación, asegurando el cumplimiento de un conjunto de principios y criterios ambientales y sociales que minimizan los impactos negativos en el medio ambiente y en la sociedad local.

En este contexto, BASF tiene el compromiso de que, para 2020, el 100% de los aceites de palma y almendra de palma adquiridos por la empresa tengan certificación RSPO, y en el caso de las fracciones de estos aceites y de los derivados oleoquímicos primarios, por su alta complejidad en la cadena de suministro, el compromiso es alcanzar esta meta antes del 2025.

Presentar las opciones de insumos a base de aceite de palma hechos con materia prima certificada siguiendo los criterios del RSPO Mass Balance. Esta certificación garantiza que la empresa está recibiendo un ingrediente producido con responsabilidad, atendiendo a los principios y criterios del RSPO tales como libre de trabajo esclavo e infantil, con respecto a las personas y tradiciones locales y sin agredir el medio ambiente.