Argentina
Sustentabilidad en la práctica

Más conocimiento para fortalecer el legado de la agroindustria

Capacitar a las cooperativas agrícolas, ayudar en el desarrollo sustentable de sus negocios y mantener la lealtad de los cooperativistas. Con el Programa Cooperar de BASF es posible conjugar todos los objetivos anteriores. La iniciativa, creada luego de un mapeo para identificar los desafíos diarios para la expansión de dicho modelo de negocio, también estimula la sucesión de líderes y gestores, además de dar acceso a herramientas de comercialización.

Esta es la Forma Y de BASF, que une productividad y sustentabilidad. Así es como creamos química para un futuro sustentable y contribuimos a un mundo que ofrezca más calidad de vida para todos.

Actualmente, el Programa Cooperar trabaja con 87 cooperativas que comprenden 402 mil cooperativistas y 91 mil colaboradores. El proyecto ofrece que una parte de las inversiones en productos BASF retorne a las cooperativas con la capacitación de los equipos en los diferentes niveles (líderes, gerentes, técnicos, etc.). También es posible tener acceso a asesorías de servicios orientados al cooperativismo y agricultores a través de la plataforma Cada vez + BASF Cooperar. En ese mismo ambiente, están disponibles los servicios de la Fundación Espacio Eco, utilizados para estudios de socio-eco-eficiencia en procesos agrícolas.

Better vegetable production with biodegradable plastic

En mayo de 2019, BASF inició un ciclo de formación de gerentes, llamado Incoop. La clase de apertura tuvo lugar en São Paulo, con un programa centrado en los temas del cooperativismo, la inter-cooperación y la gestión sustentable. A la iniciativa asistieron 67 estudiantes de 35 cooperativas de Brasil.

Para el superintendente administrativo financiero de la Cooperativa Cotrijal (RS), Marcelo Ivan Schwalbert, el tema que va a ser mejor aprovechado en su rutina profesional tiene que ver con la sucesión familiar. “Estamos trabajando mucho ese asunto en Cotrijal, pero oí un punto de vista en la capacitación sobre algo de lo que no me había percatado: la sucesión es un proceso, no un evento único. Además de eso, las discusiones de cómo hacer para que las cooperativas trabajen sus desafíos y agreguen más valor al cooperativista fueron muy ricas para mi aprendizaje”, afirma Marcelo.

Para el gerente de unidad de la Cooperativa Comigo (GO), Whaslley Silva, con el aprendizaje adquirido en Incoop será posible trabajar en temas más complejos sobre tecnología, capacitación, sustentabilidad y planificación. "Creo que salimos mejor preparados para garantizar el desarrollo junto con los agricultores, lo que permitirá el aumento de los ingresos y, en consecuencia, el desarrollo del país", dijo Whaslley.

Las clases de Incoop tienen lugar en ciudades alternadas. Está previsto que se realicen cinco encuentros en Brasil a lo largo de los dos años de curso. La graduación se realizará en los Estados Unidos con una visita al Instituto Disney, una referencia mundial en cuanto a técnicas de encantamiento de clientes se refiere.

Los más de 5.000 técnicos de campo también tienen un programa de capacitación, el CooperTEC, que cuenta con inserciones presenciales y online.

Los contenidos que están disponibles tratan sobre técnicas de manejo, control de plagas, enfermedades, uso correcto de pesticidas y sobre temas relacionados con los negocios.

Con todas esas herramientas, el Programa Cooperar ofrece un aumento de la competitividad y una mejor atención a los agricultores, estimula el uso de tecnologías en la agricultura de manera más asertiva para el uso racional y consciente de los recursos. Otra consecuencia es la generación y distribución de valor en la cadena por el aumento de la productividad y rentabilidad de los agricultores.

El cooperativismo agropecuario tiene una importante participación en la economía brasileña y es responsable por casi 50% del PIB agrícola, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura. Datos del último censo agropecuario, llevado a cabo por el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), apuntan que 48% de todo lo que se produce en el campo brasileño pasa, de alguna forma, por una de las 1.618 cooperativas en funcionamiento en el país, que reúnen más de un millón de asociados y generan cerca de 198 mil empleos, de acuerdo a lo que señala la  Organización de Cooperativas Brasileñas.