TOP
Chile
Sustentabilidad en la práctica

Convirtiendo desechos en un nuevo producto

En BASF se crea química para un futuro sustentable, combinando el éxito económico con protección ambiental y responsabilidad social. En este contexto, su estrategia de compromiso social impacta y conecta a personas, organizaciones sociales, poder público y empresas con miras a superar los desafíos sociales.

Así, hace tres años fue creada una estrategia de compromiso social con enfoque en educación científica, empleabilidad, educación ambiental, protección de los recursos naturales y de la biodiversidad. La estrategia une valor compartido con ciudadanía corporativa, impactando a 410 000 personas entre 2016 y 2018 por medio de la convocatoria Conectar para Transformar, que selecciona y apoya proyectos creados por organizaciones con impacto en las comunidades en donde BASF tiene sus fábricas.

Entre los 12 proyectos ganadores de la convocatoria Conectar para Transformar este año, destaca Cool Plastic de The Waves Company, una empresa chilena organizada por el Club de Surfistas de la playa La Boca, que busca implementar procesos de economía circular en la localidad de Quintero y Comuna de Concón, a través de la transformación de desechos en materia prima, y elaboración de productos para su posterior comercialización.

“Incentivar y contribuir en este tipo de programas nos permite trabajar en un objetivo en común para beneficiar a miles de personas garantizando mayor consciencia sobre la importancia y necesidad de cuidar nuestros océanos. Así como generar valor a los residuos plásticos extendiendo su ciclo de vida y, promoviendo la economía circular como modelo en alianzas con la comunidad, entidades estatales y privadas”, afirmó Karin Willeke, de Sustentabilidad corporativa en BASF Chile.

Para lograr el objetivo, se generaron alianzas con 4 organizaciones privadas y 7 de orden público, entre ellas, la Corporación Municipal de Cultura y Turismo de la Comuna de Quintero, la Capitanía de Puerto de Quintero, la Organización Ambiental Conciencia Concón, y la Empresa Reciclador Quintero, quienes colaboraron durante todo el proceso. Primero gestionaron la logística de permisos y coordinación del punto de reciclaje en la playa. Así, durante los días de las actividades, se dividió por sectores el área a limpiar, además de realizar acciones para educar y capacitar a los asistentes en qué tipo de residuos se deben reciclar y cómo disponer de ellos, entregando elementos de protección, para realizar la actividad de forma segura. Finalmente, se entregaron los eco llaveros a los locatarios de ferias artesanales de Quintero para su comercialización.

En febrero de 2019, 54 voluntarios de BASF, empleados del sector público y privado, habitantes de la zona y turistas, recolectaron 116,3 kg de desechos conformados por vidrio, cartón, latas de aluminio, plástico y colillas de cigarrillo, encontrados en 500 metros de extensión de las playas los Enamorados y las Conchitas.
Posteriormente, 42 voluntarios recogieron otros 239,5 kg de los mismos desechos, pero esta vez en 1 kilómetro de la playa La Boca, en Concón.

"Cool Plastic ha sido un trabajo gratificante y exitoso, que nos ha permitido como equipo de trabajo crecer en el ámbito laboral y generar redes de contacto que significan un pilar fundamental para continuar desarrollando ideas y proyectos con relación al reciclaje de plásticos, y a la educación ambiental”, comentó Constanza Fernández, de The Waves Company.

El trabajo de The Waves Company también se enfocó en educar a niñas, niños, jóvenes y docentes con respecto al problema ambiental de los plásticos contaminando océanos, a través de una exposición teórica en donde los asistentes conocieron y aprendieron a clasificar los diferentes tipos de plásticos que existen y cómo es posible valorizar estos materiales.

Después, con la ayuda y muestra de 2 máquinas recicladoras de plástico, los asistentes vieron el proceso de transformación de los desechos recolectados a recursos, creando ecollaveros y peines, que luego se comercializan en las regiones cercanas o son exportados a países como Australia y Estados Unidos.

Hasta ahora, el proyecto Cool Plastic benefició a casi 15 000 personas directa o indirectamente, por medio de la limpieza de tres playas, involucrando a más de 200 voluntarios a lo largo del 2019 “Con el desarrollo de este proyecto, los principales beneficiarios son niños, niñas y jóvenes de la comunidad de Quintero quiénes han sido participes de un proceso educativo innovador. Actividades que les han permitido desarrollar una conciencia ambiental por cuidar el planeta en que vivimos", añadió Fernández.

The Waves Company y BASF, hacen del proyecto Cool Plastic una oportunidad para acercar a Chile con los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la ONU, a través de medidas para combatir el cambio climático, que permiten conservar los océanos, garantizando producciones sustentables que conviertan a las ciudades y asentamientos humanos, en inclusivos, seguros y resilientes.

Print