Chile

Productividad en la cadena automotriz sin desperdicios

Katalysatoren-Produktion, Emissionskatalysatorenwerk Nienburg, Deutschland / Catalysts production, emissions control catalysts site Nienburg, Germany

La fábrica de BASF ubicada en Indaiatuba, en el interior de São Paulo, es responsable de la producción de catalizadores automotrices. En este lugar, grandes tanques producen el slurry, una especie de pasta que, aplicada a un elemento cerámico o metálico y luego calcificada, forma el producto final, un componente fundamental en los vehículos que, instalado dentro del escape, es capaz de reducir en más de 90% los contaminantes producidos por los motores a la combustión. Para aumentar la productividad de forma consciente y atender todas las demandas de las principales ensambladoras automotrices del país, se ha desarrollado un software capaz de captar informaciones en tiempo real y verificar si hay la cantidad ideal de stock.

Este es el modo Y de BASF, que une productividad y sustentabilidad. Es así que creamos química para un futuro sustentable y contribuimos a un mundo que ofrezca más calidad de vida para todos.

“Los equipos de trabajo se crearon con el propósito de atacar los problemas que más afectan a toda la cadena productiva, utilizando criterios de priorización", afirma Antonio Carlos Cipolli, gerente responsable de la fábrica de Indaiatuba.

¿Cómo funciona la herramienta?

El software perfecciona el sistema de stock. "Este analiza lo que estamos vendiendo y, al mismo tiempo, recibiendo de la producción. Con ese balance es posible identificar si la empresa está en una zona segura y adecuada de stock", explica Thiago Augusto Simões, gerente del proyecto.

Por medio de un sistema de gestión visual es posible saber el orden de prioridad a seguir y el riesgo de indisponibilidad de stock en la planta. Por encima de lo esperado, el color que se muestra es verde. El amarillo muestra una zona equilibrada y el rojo indica muy poca cantidad de producto. En caso de no quedar stock, se muestra el color negro.

Beneficios y resultados

La inversión en la fábrica de Indaiatuba es un ejemplo de los beneficios de la industria 4.0. Después de la implementación práctica de toda la planificación en la fábrica de BASF, se vieron los resultados: mayor productividad y reducción de desperdicios. Las torres que producen slurry se han vuelto aún más eficientes y han aumentado su producción del 19% al 47%. El tiempo total de producción se redujo en 25%, así como las horas hombre de producción. El resultado final fue un aumento en la productividad de un 30%.

La participación de todas las áreas y equipos, como Supply Chain, producción y operación, proporcionó aún más integración en la empresa. De este modo, todo el esfuerzo llevó a BASF a asegurar las demandas de los clientes, soportando el crecimiento correspondiente de la demanda de mercado sin necesidad de inversión en máquinas e infraestructura.

Pionera en los estudios sobre emisiones de contaminantes en la década de 1970, BASF creó el catalizador de tres vías y recibió de la ONU el Premio de la Década de 1980 y la Medalla Nacional de Tecnología por la invención. Desde su invención, los catalizadores de BASF contribuyeron a que los autos, las motos y los camiones dejaran de lanzar en el aire más de mil millones de toneladas de contaminantes como el monóxido de carbono (CO) y los óxidos de nitrógeno (NOx).