22 de noviembre de 2019
España
Spain

Un año del proyecto de economía circular en la Seu d’Urgell: aumenta del 20 al 50% el porcentaje de recogida orgánica y mejora el compost resultante

  • Se han repartido dos millones de bolsas compostables, de caja y de sección
  • El porcentaje de bolsas compostables que llega a la planta ha pasado del 20 al 50% y la calidad del compost resultante mejora considerablemente
  •  BASF ha contribuido al proyecto aportando ecovio®, - un polímero biodegradable y compostable-, para la fabricación de las bolsas
  • La acción se enmarca en el proyecto europeo CERES, de promoción de la economía circular, impulsado por la Fundación Ellen MacArthur

 

El jueves 21 de noviembre, en la Seu d’Urgell, tuvo lugar la presentación de los resultados del #projecteCERES, la primera prueba piloto de sustitución de las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables, fabricadas con ecovio® de BASF, en todos los establecimientos del municipio.

La prueba, que ha durado 12 meses, tenía como objetivo mejorar el ciclo de la materia orgánica, reduciendo los materiales impropios -básicamente plásticos- en la fracción recogida selectivamente.

Así, se distribuyeron dos millones de bolsas compostables, tanto de caja como de sección, a los comercios del municipio, evitando el consumo de bolsas de plástico.

El resultado de esta prueba piloto es que porcentaje de bolsas compostables que llegan a la planta ha pasado del 20 al 50%. Además, la calidad del compost que se obtiene ha pasado de clase B (apto para la agricultura convencional) a clase A (apto para la agricultura ecológica por su bajo nivel de metales pesados).

 

¿Cuál ha sido el papel de BASF en esta iniciativa?

La prueba se ha enmarcado en el programa Circular Economy 100, impulsado, a nivel global, por la Ellen MacArthur Foundation y, localmente, por la Agencia de Residuos de Cataluña. La iniciativa ha sido posible gracias a la coordinación de fabricantes de plástico compostable –BASF, con su material ecovio®, y Novamont-, el sector de la distribución y las administraciones públicas encargadas de la recogida y el reciclaje orgánico.

La contribución de BASF con ecovio®, un polímero basado en ecoflex® y PLA según la norma EU EN 13432, ha permitido fabricar bolsas que se pueden reciclar juntamente con los residuos orgánicos en una planta de compostaje, mejorando así la calidad del compost. La estructura molecular de ecovio® permite que los microorganismos lo digieran bajo condiciones específicas, por lo que es 100% biodegradable y compostable.

También ha participado las asociaciones de comerciantes locales (La Seu Comercial y UBSU), el Consejo de Empresas Distribuidoras de Alimentación de Cataluña (CEDAC) y las principales cadenas de supermercados instaladas en el municipio (Caprabo, Grupo Dia - Clarel, Mercadona, Plusfresc, Bon Àrea y La Sirena), para hacer de la Seu d’Urgell la primera ciudad catalana que sustituirá las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas compostables.

Esta ha sido una experiencia pionera para preparar la entrada en vigor del Real decreto de prohibición de todas las bolsas de plástico ligeras no compostables a partir del 1 de enero de 2021.

 

ecovio®, mucho más que bolsas

BASF ha sido, desde hace más de 15 años, pionera en la introducción de plásticos biodegradables y de base biológica. Los polímeros biodegradables y compostables pueden ser fabricados a partir de recursos renovables o fósiles. La estructura química es lo que hace que un polímero sea biodegradable, no su origen; esta estructura es la que permite que sea descompuesto por microorganismos, como hongos y bacterias, en instalaciones de compostaje industrial.

ecovio® una materia prima muy versátil, aplicada con éxito en soluciones de envasado compostables como recubrimiento de papel, películas retráctiles, embalaje de espuma, productos de moldeo por inyección o en productos del día a día como platos, vasos o bolsas para los residuos. Con este material se fabrican las cápsulas de café de Cafés Novell, las primeras del mercado español que permiten reciclarlas en la fracción orgánica.

Otro ejemplo son las bolsas de basura de la fracción orgánica, que presentan numerosas ventajas: son resistentes y transpirables, pero no gotean. Por este motivo son ideales para la gestión de los residuos orgánicos, que tienen un alto contenido de humedad (80%). En la planta de compostaje se transforman junto con su contenido en un abono de alta calidad para nutrir campos de cultivo.

En el sector agrícola también se utiliza para la fabricación de tutores y clips. Los tutores son hilos o cuerdas que sirven para guiar el crecimiento de plantas en los invernaderos, como las tomateras. Los clips sujetan la planta al tutor, de modo que éstas crezcan en su orientación natural. Al ser 100% compostables, se pueden retirar junto al resto de la cosecha y llevarlos a una planta de compostaje para que retornen a la naturaleza en forma de compost.

Biodegradabilidad, compostabilidad y nulo impacto ambiental están definidos y regulados por las normas internacionales reconocidas: EN 13432, EN 14995, ASTM D6400, y GreenPla. ecovio® cumple con todas ellas y es apto para uso alimentario. 

 

Acerca de BASF

En BASF, creamos química para un futuro sostenible. Combinamos el éxito económico con la responsabilidad social y la protección del medio ambiente. El Grupo BASF cuenta con aproximadamente 122.000 colaboradores que trabajan para contribuir al éxito de nuestros clientes en casi todos los sectores y países del mundo. Nuestra cartera está organizada en seis segmentos: Productos Químicos, Materiales, Soluciones Industriales, Tecnologías de Superficie, Nutrición & Cuidado y Soluciones Agrícolas. En 2018, BASF generó unas ventas de unos 63.000 millones de euros. Las acciones de BASF cotizan en la bolsa de Frankfurt (BAS) y como American Depositary Receipts (BASFY) en EE.UU. Más información en www.basf.com.

Noèlia Meijide
Jefe de Prensa
+34 934964045
Última actualización 22 de noviembre de 2019