Spain
Spain

Revolución del sillín

El sillín de bicicleta alcanza un nuevo nivel gracias al uso de nuevos materiales y un rompedor diseño. Se ha rediseñado la ergonomía, la comodidad y la dinámica.

Desde la década de 1960, la tecnología aplicada a los sillines de bicicleta no ha experimentado cambios significativos y la mayoría de modelos se reducen a un principio estándar: barras, el armazón del sillín, el acolchado y la funda. Las desventajas de esta estructura es que el armazón tiene dos funciones: soporta la carga del ciclista y es el cuerpo del sillín, es decir, la infraestructura del acolchado. Esto hace que sea rígida, lo que limita la comodidad a la hora de sentarse. 

Silhouette of a man on mountain-bike during sunset.

Con la comodidad en mente, se desarrolló la revolucionaria tecnología TwinShell, con un núcleo ergonómico y dos armazones que funcionan de forma independiente el uno del otro en una estructura compactada por la que se sostienen en una disposición flotante gracias a un elemento de amortiguación de elastómeros de alto rendimiento fabricado con Infinergy®, un poliuretano termoplástico expandido (E - TPU) desarrollado por BASF. El armazón inferior tiene la función de soportar el peso, mientras que el cuerpo superior y flexible del sillín sostiene el acolchado. Este principio de diseño no solo incrementa la comodidad, sino que hace posible una nueva ergonomía de pedaleo. Al aislar el armazón de soporte del cuerpo superior del asiento, el sillín fluye y se mueve, siguiendo en todas direcciones los movimientos naturales de pedaleo. Este sistema proporciona la ventaja que ofrece, por primera vez, la combinación sistemática de la distribución optimizada de la presión de los isquiones con una ergonomía eficiente de pedaleo, una amortiguación excelente de las vibraciones y una protección activa de la zona lumbar. Este innovador material está marcando nuevos estándares de amortiguación y suspensión gracias a miles de partículas de espuma ligeras y extremadamente elásticas. Este alto nivel de elasticidad optimiza la amortiguación de la presión en la zona del cuerpo que está en contacto con el asiento. En cuanto el impulso que causa la presión desaparece, la espuma vuelve a su forma original. El material es capaz de conservar esta propiedad incluso bajo cargas continuas.