México, CA y C.

La importancia del mercado formal en la industria del cuidado del hogar

Las características de un producto formal son:

  • Cumplen con las normas vigentes y condiciones adecuadas de fabricación, lo que garantiza que el producto funcione de acuerdo con lo previsto y asegura que los ingredientes que contiene no son nocivos para la salud.
  • La certificación también avala que los fabricantes de dicho producto hayan cumplido con las condiciones de higiene y preservación en los procesos de fabricación del producto, considerando que estará en contacto con seres humanos, mascotas y plantas en los hogares.
  • Así mismo, se garantiza que las materias primas no son de dudosa calidad y procedencia ilícita.

Desafortunadamente, la falta de información sobre los ingredientes utilizados en los productos ha ocasionado que, con el paso del tiempo, surjan supuestos que relacionan las propiedades fisicoquímicas de los mismos con el desempeño que tienen, como, por ejemplo:

  • “Un producto viscoso es un producto concentrado” 
    No todos los productos viscosos son necesariamente concentrados, el producto limpiará de acuerdo con el contenido de los ingredientes activos que utilice, así como su naturaleza química y el tipo de suciedad a eliminar.
  • “Mientras más espuma hace, limpia mejor”
    No todos los productos que generan mucha espuma limpian a profundidad o son eficientes, muchas veces depende del ingrediente que se utilice.
  • “Si huele rico/mucho, entonces funciona”.
    Que un producto tenga un aroma agradable o fuerte no es sinónimo de que limpie mejor, esto más bien depende de la composición del producto, y del tipo de suciedad que esté dirigido a tratar.
Última actualización 26 de noviembre de 2018