TOP
Perú

De la planta al plástico

Imagine un producto que es el resultado de un ciclo que respeta el medio ambiente. Se engaña quien piensa que esta es una idea futurista: gracias a una materia prima innovadora de BASF, bolsas y vasos plásticos ya se fabrican de manera más sustentable. En parte producido a partir del maíz, el ecovio® es una línea de polímeros que, si se desecha de la manera correcta, en plantas de compostaje, se transforma en abono. Una cadena que comienza y se cierra en la tierra.

Para que ese concepto de economía circular sea aplicado, todos los involucrados en la fabricación, compra y uso de ítems con ecovio® deben ser conscientes de la importancia del desecho correcto de estos productos. Aliada de BASF en Brasil hace cuatro años, Oeko hace, principalmente, bolsas y embalajes plásticos con ecovio®. "Estimulamos el desarrollo de la estructura de compostaje y, así, ayudamos a crear otro mercado", explica João Carlos Moreira, director de la empresa.

Hoy en día con 140 clientes, como hospitales, fábricas y restaurantes, Oeko se compromete a cerrar alianzas confiables. "No vendemos nuestros productos para quien no encamina para el compostaje", asegura João Carlos. De acuerdo con el empresario, hay una oportunidad de crecimiento del sector de productos sostenibles, pero se necesita inversión. "La economía lineal perpetúa el desperdicio, entonces la sociedad está exigiendo una demanda consciente. La situación es irreversible."

BASF también proporciona en Brasil, desde 2016, el ecovio® para Bellocopo, del grupo Isoforma. A pesar de que la venta de vasos compostables para empresas ha comenzado hace sólo tres meses, el CEO Ricardo Mello refuerza que la tendencia es expandir el negocio a unos 30 clientes. “Además, tenemos una meta de desarrollar cubiertos y platos biodegradables. La idea es que esta línea sea nuestro carro-jefe.”

Bellocopo ayuda a los asociados a encontrar corporaciones de gestión de residuos y que compren. "Tenemos que asegurar que los clientes entiendan la importancia del destino correcto de los residuos", afirma.

Entienda el ciclo

El ecovio® de BASF contiene ácido polilático (PLA) y ecoflex®, obtenido a partir de materias primas renovables a base de maíz. Juntos, ellos forman un compuesto que puede convertirse en películas plásticas, bolsas y bolsos para residuos orgánicos y vasos.

Para que estos productos pasen por el proceso de biodegradación correcto, es necesario un desecho consciente en plantas de compostaje con orgánicos. Así, se convertirán abono orgánico en aproximadamente 180 días.

Buen ejemplo en Chile

También bajo la óptica de la economía circular, BASF desarrolló en 2016 el programa Futuro Compostable, aplicado en las regiones de Providencia y La Reina, en Santiago. El propósito es concientizar a los habitantes de la importancia del compostaje y de cómo es sencillo realizarla, reduciendo la cantidad de residuos enviados a los terraplenes sanitarios. Además, prueba que el cumplimiento de todos los eslabones de la cadena es sí una realidad.

En la acción, BASF entrega bolsas para basura fabricadas de ecovio® en 204 residencias para que las personas las utilicen para desechar restos orgánicos. En una próxima etapa, gracias a una alianza con Hope Chile, empresa especializada en reciclaje, las bolsas se transfieren a la planta de compostaje industrial Idea Corp.