TOP
Uruguay
Sustentabilidad en la práctica

Uso sustentable del agua dentro y fuera de la empresa

Estamos comprometidos con el uso responsable del agua a lo largo de toda la cadena de valor y, especialmente, en los lugares de captación que se encuentran cerca de nuestras unidades de producción. Establecemos metas globales para la gestión sostenible del recurso en áreas propensas a la escasez de recursos hídricos y definimos el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6 - Agua Limpia y Saneamiento como uno de los seis focos principales de nuestro aporte a la agenda sostenible definida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

BASF trabaja para reducir el consumo de agua en sus unidades de producción utilizando técnicas tales como la recirculación, la reutilización en circuitos cerrados de enfriamiento, y la reducción continua de desperdicios, todo con el objetivo de alcanzar la meta de reducir en 25% el consumo en metros cúbicos de agua captada por tonelada producida en Suramérica hasta 2025, en comparación con 2016. Los resultados ya han demostrado ser consistentes, considerando que desde 2002 el consumo de agua por tonelada producida ya cayó a 55%.

Adicionalmente, las iniciativas se extienden hacia fuera de la empresa. Tal es el caso del Programa de Incentivo al Productor de Agua de Guaratinguetá, implementado en la ciudad en alianza con la alcaldía municipal, la Fundación Espacio ECO (FEE) y otros aliados. El objetivo de esta acción consiste en aumentar la disponibilidad del agua en la Cuenca Hidrográfica de la Ribera de Guaratinguetá – responsable del 95% del abastecimiento público de agua del municipio – a través de prácticas y manejos de conservación del suelo, de recuperación de los bosques ribereños y de la protección de los remanentes de vegetación nativa y nacientes. Todo esto con la intención de  incentivar a los productores rurales a cuidar las áreas de protección permanente existentes en sus propiedades, promoviendo también la preservación de las nacientes y los bosques y aumentando la biodiversidad local.

Conocido como Productor de Agua, el programa en Guaratinguetá comenzó en 2011 y desde entonces ya han sido beneficiados más de 50 propietarios rurales, lo que representa unas 220 hectáreas de bosque protegidas. El saneamiento rural también forma parte de las acciones ambientales implementadas, y hasta ahora, se han instalado 38 fosas sépticas en las propiedades rurales que se adhirieron al programa. Estas fosas garantizan el tratamiento de los residuos y evitan que estos sean desechados directamente en los cuerpos de agua. “Estamos felices de fomentar esta iniciativa tan noble y alineada con nuestra estrategia de desarrollo sostenible”, comenta Patrick Silva, Director Industrial del Complejo Químico de BASF en Guaratinguetá y de la Infraestructura para América del Sur. “Para la empresa, el éxito del negocio no se reduce a aspectos económicos. También debemos crear valor para la sociedad y para el medio ambiente. Junto con nuestros aliados, queremos contribuir para combatir los principales desafíos ambientales y sociales que enfrentamos”, concluyó.

Gracias a la positiva y significativa repercusión que el programa ha tenido en todo Brasil y también por ser una acción de la ANA (Agencia Nacional de Aguas), el programa atrajo inversiones por un monto de R$ 1 millón de la AGEVAP (Asociación Pro-gestión de las Aguas de la Cuenca Hidrográfica del Río Paraíba do Sul), aplicadas en 17 propiedades del programa Productor de Agua, con miras a fomentar aún más las acciones de preservación ambiental en la Cuenca de la Ribera de Guaratinguetá

Por encontrarse entre los beneficiarios del Pago por Servicios Ambientales (PSA), del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), el propietario rural que participa en el programa Productor de Agua recibe una remuneración proporcional a los servicios ambientales prestados. Las recompensas son anuales y se basan en tres pilares: conservación del suelo, protección de bosques existentes y reforestación. La conservación del suelo es importante para aumentar la permeabilidad del agua en el suelo y reabastecer los niveles freáticos. La duración de los contratos es de tres a cinco años, dependiendo del pilar sobre el cual se enmarca cada contrato. “En 2018, 14 productores recibieron aportes financieros. Para 2019, otros 43 también lo recibirán”, agrega Patrick.

Los recursos para estas compensaciones provienen de un fondo que agrupa capital de la alcaldía municipal y de las alianzas de la iniciativa: BASF, Corredor Ecológico de Vale do Paraíba, Coordinación de Asistencia Técnica Integral (CATI), Secretaría de Agricultura del Estado de São Paulo (EDR/ Guaratinguetá), Compañía de Servicios de Agua, Alcantarillado y Residuos de Guarantiguetá (SAEG) y Agencia Nacional de Aguas (ANA).

En casi diez años de existencia, el programa ha obtenido resultados importantes, incluyendo 78 hectáreas de restauración forestal, 143 hectáreas de mantenimiento de bosques existentes y 86 hectáreas de conservación del suelo a través de la construcción de terrazas (curvas de nivel) para disminuir procesos erosivos. Adicionalmente, durante todo este período, se han invertido recursos en el orden de R$ 514 mil, de los cuales R$ 245 mil se invirtieron a título de pagos por servicios ambientales prestados a los propietarios rurales y los otros R$ 269 mil por concepto de inversiones realizadas en las propiedades con el fin de implementar todas las acciones de conservación ambiental.