23 de junio de 2016
España
Spain

Agilizar y orientar las actividades de investigación

  • BASF perfecciona sus factores de éxito para crecer de manera rentable a través de innovaciones y avances tecnológicos
  • Cerca de 10.000 colaboradores y una inversión en I+D próxima a los 2.000 millones de euros son la base de la fuerza innovadora


22 de junio de 2016 – El mundo de las empresas químicas y tecnológicas, impulsado por la innovación, se caracteriza por un constante estado de cambio. Las innovaciones basadas en la química requieren una labor de investigación y desarrollo orientada al mercado que haga especial hincapié en las necesidades de los clientes. En 2015, el programa de investigación de BASF comprendía cerca de 3.000 proyectos y el gasto en investigación y desarrollo creció hasta alcanzar los 1.953 millones de euros (frente a los 1.884 millones de euros de 2014). Las divisiones operativas fueron responsables del 79% de este gasto en I+D. El 21% restante se destinó a investigación corporativa entre divisiones orientada a cuestiones de importancia estratégica a largo plazo para el Grupo BASF. Con el propósito de introducir ideas prometedoras en el mercado en un lapso aún más breve, BASF evalúa regularmente sus proyectos de investigación empleando un proceso en varios pasos y concentra sus campos de investigación en consecuencia. La fuerza innovadora de BASF reside en su equipo global de colaboradores, expertos en diversas disciplinas: en 2015 uno 10.000 colaboradores trabajaron en I+D en todo el mundo. Las áreas de investigación más importantes, Process Research & Chemical Engineering, Advanced Materials & Systems Research y Bioscience Research, actúan como las tres plataformas de investigación global de BASF, con sede en las regiones más importantes para la empresa: Europa, Asia Pacífico y Norteamérica. Junto con las unidades de desarrollo de las divisiones, forman el núcleo del “Know-How Verbund” (centro integrado de conocimiento) de BASF. Con unos 4.900 colaboradores dedicados a las actividades de investigación y desarrollo, Ludwigshafen (incluyendo Limburgerhof) continúa siendo el principal centro de la Research Verbund de BASF. Este protagonismo se ha visto reforzado con la inversión en un nuevo edificio de investigación dotado de espacios de trabajo modernos y unas condiciones de cooperación idóneas para cerca de 200 colaboradores de la plataforma Advanced Materials & Systems Research.

Catalizadores: valor añadido para la limpieza de gases de escape y refinerías
La plataforma de investigación Process Research & Chemical Engineering, ha concentrado su labor en zeolitas especializadas, como la chabazita de cobre de BASF, que ejercen una función vital en los catalizadores de control de emisiones para motores diésel porque eliminan con especial eficacia los óxidos de nitrógeno de los gases de escape. La demanda de catalizadores modernos para automoción aumenta constantemente debido a unas normas sobre emisiones cada vez más estrictas. En respuesta a esta demanda, los investigadores de BASF trabajan sin descanso en el desarrollo de la próxima generación de zeolitas especializadas. Empleando procesos y materias primas de gran sofisticación, pueden ajustar el tamaño de los poros para crear partículas más homogéneas. BASF también ha desarrollado una tecnología de catálisis basada en el boro (BoroCatTM) que permite a las refinerías incrementar la producción de productos tan valiosos como la gasolina, el gasóleo y otros combustibles a partir del crudo. El contenido de níquel del crudo plantea un reto particular durante el procesamiento, ya que aumenta considerablemente la generación de productos secundarios no deseados, como el coque de petróleo y el hidrógeno. Dotado de una estructura de poros optimizada, el nuevo catalizador de separación mediante fluido catalítico (FCC, por sus siglas en inglés) BoroCat intercepta el níquel durante el proceso, evitando así reacciones químicas indeseables.

Biotecnología blanca: una enzima termoestable para alimentación animal
La plataforma de investigación Bioscience Research ha concentrado su labor en una nueva fitasa mejorada (Natuphos®E) destinada a la alimentación animal y desarrollada por investigadores de BASF. La fitasa es una enzima que ayuda a que los animales digieran mejor el fosfato que contienen las plantas. Sin embargo, muchas enzimas son sensibles al calor y pueden ser destruidas por las altas temperaturas de los procesos de granulación utilizados para crear piensos para animales, lo que anula su eficacia. Con el fin de desarrollar una fitasa termoestable eficaz, los investigadores de BASF estudiaron las numerosas fitasas que existen en las bacterias y crearon el mejor híbrido posible a partir de ellas empleando métodos biotecnológicos. Después se procedió a perfeccionar aún más dicho híbrido y se creó una cepa basada en el hongo Aspergillus niger para la fermentación (o producción biotecnológica) de la enzima. La nueva fitasa ya ha sido lanzada en algunos países de Asia y Sudamérica, así como en Estados Unidos. Se espera que sea autorizada en Europa en 2016.

Plásticos: éxito en la minimización del ruido y las vibraciones
La plataforma Advanced Materials & Systems Research orientó su trabajo hacia el problema del ruido, la vibración y la dureza. Los especialistas de BASF investigan la posibilidad de reducir al mínimo el ruido y las vibraciones molestas mediante el diseño de materiales y componentes. Se trata de una cuestión cada vez más importante, ya que tanto el ruido de fondo como las vibraciones aumentan sin cesar debido a la creciente automatización de los hogares y centros de trabajo. Al mismo tiempo, los ruidos también están cambiando. En la electromovilidad, por ejemplo, los motores son más silenciosos, pero otras frecuencias molestas aumentan su presencia y es necesario mitigarlas. Otro ejemplo son los electrodomésticos. El crecimiento de la urbanización lleva a un número cada vez mayor de personas a vivir en espacios confinados. Las viviendas no solo tienen más electrodomésticos, sino que estos son cada vez más potentes. Por este motivo es necesario minimizar el ruido y las vibraciones resultantes. Un equipo interdisciplinar de BASF compuesto por químicos, físicos e ingenieros trabaja en la mejora de diversas soluciones de polímeros que podrían utilizarse para optimizar las frecuencias dentro del rango perceptible y audible (de 1 a 20.000 hercios). Dependiendo del rango y los requisitos de frecuencia, este equipo puede modificar el diseño de los componentes o la estructura molecular o de espuma de los materiales empleados (poliamidas, poliuretanos o espumas de resinas de melamina) mediante simulaciones informáticas.

Acerca de BASF
En BASF creamos química para un futuro sostenible. Combinamos el éxito económico con la protección medioambiental y la responsabilidad social. Los más de 112.000 colaboradores del Grupo BASF trabajan para contribuir al éxito de nuestros clientes en prácticamente todos los sectores y casi todos los países del mundo. Nuestra oferta está organizada en cinco segmentos: Chemicals, Performance Products, Functional Materials & Solutions, Agricultural Solutions y Oil & Gas. En 2015 BASF generó ventas por valor de más de 70.000 millones de euros. Las acciones de BASF cotizan en las bolsas de Fráncfort (BAS), Londres (BFA) y Zúrich (AN). Más información en: www.basf.com.

Última actualización 26 de noviembre de 2018