TOP
20 de noviembre de 2018
España
Spain

El objetivo de la nueva estrategia de BASF es el crecimiento rentable y neutro en carbono

  • Un crecimiento por encima de la producción química global, impulsado por un alto valor atractivo para nuestros clientes
  • BASF quiere reforzar el comncepto Verbund (producción integrada), la innovación, la sostenibilidad, la digitalización y la excelencia operativa
  • Ventas con productos que realizan una contribución sustancial a la sostenibilidad para alcanzar los 22.000 millones de euros en 2025
  • Aumento de un 3-5% anual del EBITDA antes de extraordinarios
  • Incremento cada año los dividendos por acción

 

“Con nuestra nueva estrategia, situamos BASF en la senda del crecimiento”, afirmó Martin Brudermüller en la presentación de la nueva estrategia de BASF que ha tenido lugar hoy, 20 de noviembre en Ludwigshafen (Alemania). El presidente de la Junta Directiva ha destacado el desarrollo positivo en los últimos años: “Desde 2012, nuestros ingresos por las operaciones antes de la depreciación, la amortización y los efectos especiales han crecido de media un 8% cada año, considerablemente más rápido que el 3% de aumento en los costes fijos por año”. Las ganancias de BASF también superaron el 3,7% del crecimiento anual de la producción química global. Además, hubo un fuerte desarrollo del flujo de caja en los últimos años y una elevada tasa de rendimiento del capital invertido (ROCE), el más reciente del 15,4%. Por encima de todo, la nueva estrategia está dirigida a aumentar las ventas y los volúmenes.

BASF está enfocada en el crecimiento del negocio orgánico. Para crecer más rápido, BASF tendrá que concentrarse aún más en sus clientes y desarrollar ofertas personalizadas para ellos. Con el objetivo de volvernos más flexibles y rápidos, la compañía simplificará significativamente las estructuras y los procesos, perfeccionará su cartera de productos y aprovechará la fortaleza del concepto Verbund. “Transformaremos nuestra organización para concentrarnos aún más en nuestros clientes y ser más agiles”, dijo Brudermüller.

“El mercado asiático, dónde BASF está bien establecida, juega un papel muy importante en su estrategia de crecimiento. Con más del 40% de la cuota de mercado, China es el mercado químico más grande e impulsa la producción de esta industria a nivel global. “Para el 2030, la cuota de China en el mercado aumentará hasta casi el 50% y queremos ser parte de este crecimiento. Nuestro Verbund en Zhanjiang, en la provincia de Guangdong, y la expansión del centro en Nanjing mejorarán significativamente nuestro crecimiento en este dinámico mercado”.

 

BASF establece ambiciosos objetivos financieros y no financieros

Con su nueva estrategia, BASF persigue ambiciosos objetivos financieros y no financieros. “Queremos crecer más que el mercado y para ello necesitamos aumentar nuestras ventas por encima del crecimiento de la producción química global”, explicó Hans-Ulrich Engel, director financiero y vicepresidente de la Junta Directiva de BASF SE.

BASF también quiere incrementar la rentabilidad y fija un aumento en el EBITDA antes de extraordinarios de entre un 3% a un 5% anual. “Asimismo, espera conseguir un retorno en el capital invertido muy por encima del porcentaje del coste del capital cada año. Lo que significará que creamos verdadero valor añadido”, afirmó Engel.

BASF dirige sus esfuerzos a ser líder a ojos de sus inversores y pretende entregar un valor superior a la media en comparación con la industria química. Engel: “Por ello, queremos incrementar nuestros dividendos por acción cada año, apoyados por un fuerte flujo de caja”.

Para conseguir estos ambiciosos retos, BASF está iniciando un nuevo programa de excelencia para el periodo 2019-2021. Este programa fija una contribución anual de beneficios de 2.000 millones de euros desde finales de 2021 en adelante. El programa incluye medidas centradas en la producción, la logística, la investigación y el desarrollo, así como en la digitalización, la automatización y el desarrollo organizacional.

La compañía también ha establecido ambiciosos objetivos no financieros. “BASF se compromete a mantener les emisiones de gases de efecto invernadero en los mismos niveles de 2018 hasta el 2030 – incluso con un objetivo de crecimiento considerable de la producción anual,” explicó Brudermüller. “Esto significa que desvincularemos nuestras emisiones de gases de efecto invernadero del crecimiento orgánico”. El objetivo incluye planificar mayores inversiones, como el nuevo centro de producción integrada (Verbund) en la provincia de Guangdong, en el sur de China. Para conseguirlo, BASF mejorará la gestión, eficiencia e integración de sus plantas y, allí donde sea posible, adquirirá mayor proporción de energías renovables. “Dados los ya muy altos estándares tecnológicos de nuestras plantas, este será un objetivo ambicioso que requerirá de una creatividad excepcional para hacer cosas de manera diferente”, dijo Brudermüller. Añadió que ello requeriría un entorno regulatorio adecuado en Alemania, Europa y en todo el mundo. BASF ya ha reducido sus emisiones de gases invernaderos en un 50% en términos absolutos comparados con los niveles de 1990 –mientras ha doblado el volumen de producción en este mismo periodo.

Además del objetivo de crecimiento neutro de CO2 hasta 2030, BASF quiere generar alrededor de 22.000 millones de euros en ventas con productos ‘Aceleradores’ en 2025. Estos productos producen una contribución sustancial a la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de valor.

Brudermüller: “Sin embargo, nada de esto será posible sin nuestros empleados. Por esta razón, por primera vez, estamos estableciendo un objetivo que defina su satisfacción. Queremos que más del 80% de nuestros empleados sienta que en BASF pueden prosperar y alcanzar su mejor desempeño”.

 

Áreas de acción para conseguir objetivos

“Queremos que nuestros clientes vivan una experiencia con la nueva BASF”, dijo Brudermüller. Para ello, BASF desarrollará aún más su organización para que sea más eficaz y eficiente, y capaz de centrarse aún más en el cliente. “Queremos fortalecer nuestra pasión por nuestros clientes a través de toda la organización. Queremos anticiparnos y satisfacer aún mejor las necesidades de nuestros clientes”. Combinando la experiencia de BASF, única en la industria en química, y las competencias de sus clientes, se desarrollarán conjuntamente soluciones para la sociedad y el planeta que sean tanto rentables como sostenibles. Con este fin, BASF está tomando una serie de medidas que, entre otras cosas, aumentarán la transparencia para con los clientes, mejorarán el servicio y explorarán el potencial de crecimiento conjunto. BASF se concentrará en las siguientes áreas de acción: cartera de productos, personas, innovación, sostenibilidad, operaciones y digitalización.

 

 Evolución de la estructura de segmentos de BASF

BASF realizó una revisión de la estructura de sus segmentos e introducirá cambios a principios de 2019. "Perfeccionaremos nuestra cartera de productos y concentraremos nuestra asignación de capital en las áreas comerciales en crecimiento", dijo Brudermüller. "La nueva estructura de segmentos de BASF creará más transparencia con respecto a la forma en que dirigimos nuestros negocios, la importancia de las cadenas de valor y el papel de nuestro Verbund". A partir del 1 de enero de 2019, BASF tendrá seis segmentos, cada uno con dos divisiones operativas, con la excepción de Soluciones Agrícolas, que continuará constituida por una única división:

 

  • Productos químicos
    Petroquímicos e Intermedios
  • Materiales
    Materiales de alto rendimiento y Monómeros
  • Soluciones industriales
    Dispersiones & Pigmentos y Químicos de alto rendimiento
  • Tecnologías para superficies
    Catalizadores y Pinturas
  • Nutrición y cuidado personal y del hogar
    Cuidado personal y del hogar y Nutrición & Salud
  • Soluciones agrícolas

 

BASF posiciona claramente sus negocios frente a sus competidores relevantes y establece una BASF de alto rendimiento para contribuir al éxito de la empresa en un entorno de mercado cada vez más competitivo.

BASF se centrará, principalmente, en el crecimiento orgánico mediante inversiones e innovación, si bien realizará adquisiciones cuando sea necesario. “Nuestro énfasis principal será diseñar procesos para que sean eficientes y fiables. Se desinvertirá en aquellos negocios en los que no podamos alcanzar una posición relevante de este tipo”, dijo Brudermüller.

 

El Verbund juega un papel central

El Verbund (producción integrada) seguirá desempeñando un papel central para BASF. La cartera de productos de la empresa tiene beneficios únicos debido a las ventajas físicas, tecnológicas, de mercado y digitales del Verbund. El Verbund ayuda a la empresa a obtener ventajas tecnológicas en todos los segmentos, de manera que BASF puede apoyar a su vez de forma efectiva a sus clientes con una amplia cartera de productos.

Además, las cadenas de valor solo pueden ser operadas de manera verdaderamente eficiente en la producción integrada. Gracias a la producción integrada del Verbund, BASF logra un ahorro anual de costes de al menos 1.000 millones de euros, por ejemplo, en materias primas, energía y logística. Al mismo tiempo que evita emisiones considerables. BASF continuará liderando la industria en la construcción y el desarrollo de estos centros integrados, además de consolidar las operaciones en otros centros de producción que sean altamente eficientes.

 

Crear una organización de alto rendimiento

Para transformar con éxito BASF, la compañía también está mejorando los procesos internos y cómo las personas trabajan juntas. Los empleados son la clave para la implementación exitosa de la nueva estrategia. BASF proporcionará estructuras flexibles y garantizará que los empleados tengan las herramientas y las habilidades necesarias para poder ofrecer a los clientes productos y servicios diferenciados y personalizados. "Es esencial que seamos más rápidos, más ágiles y, por lo tanto, más eficientes y efectivos", en palabras de Engel.

Como parte del desarrollo adicional de la organización, BASF está creando estructuras más ágiles para servicios, en I+D y en funciones de gobernanza. Al integrar partes significativas de los servicios funcionales en las divisiones operativas, BASF está acercando a sus empleados a sus clientes. Además, las actividades funcionales y de investigación restantes se organizarán de manera más eficiente. Aproximadamente 20.000 empleados en todo el mundo se verán directa o indirectamente involucrados en esta reorganización. "Esperamos que todas estas medidas den como resultado una mejor diferenciación de las unidades de negocios, así como aumentos sustanciales de la productividad", dijo Engel.

Allí donde sea apropiado, se transferirá una mayor autoridad para la toma de decisiones a las unidades de negocios. Engel: "Esto significa que permitiremos una mayor libertad empresarial, pero también asignaremos responsabilidades claras". BASF está mejorando así la eficacia de las unidades de negocios y, por lo tanto, también mejora la satisfacción del cliente. Para garantizar que BASF capture oportunidades de mercado potenciales en cada país, la compañía introducirá modelos de desarrollo de mercado complementarios. Las divisiones operativas decidirán qué mercados locales tratarán como mercados estratégicos atendidos por su propio personal y en qué mercados entregarán el mandato empresarial a las organizaciones locales de los países. Además, BASF ha establecido un grupo de trabajo de simplificación de procesos para centrarse en hacer que los procesos clave sean menos complicados. La compañía simplificará y acortará los procesos y permitirá una toma de decisiones más rápida.

 

Resolver retos mediante soluciones innovadoras

BASF siempre ha trabajado en el desarrollo de las innovaciones más atractivas para sus clientes. “La competitividad y la relevancia para el cliente se logran a través de la excelencia en los procesos y tecnologías. Nuestra nueva alineación estratégica ahora acercará nuestras unidades de investigación a las necesidades comerciales y de los clientes ", explicó Brudermüller. La investigación y el desarrollo de BASF estarán más estrechamente relacionados con la organización y, por lo tanto, se centrarán más en las necesidades de los clientes. Esto ayudará a acortar el tiempo de comercialización y acelerará el crecimiento orgánico de la empresa.

 

Ser el operador líder

La excelencia operativa siempre ha sido una de las fortalezas clave de BASF. "Nuestros clientes esperan de nosotros que entreguemos los productos dentro de tiempo y especificaciones", dijo Engel. "Para hacerlo, debemos ejecutar nuestra producción de manera segura, eficiente y confiable". BASF aumentará la fiabilidad de sus plantas y mejorará su flexibilidad. Así, BASF ha aumentado su presupuesto dedicado para aumentar la excelencia operativa hasta alcanzar los 400 millones de euros anuales, cifra significativamente superior al promedio en los últimos años.

 

Aprovechar la digitalización en toda la empresa

La digitalización ofrece oportunidades sin precedentes a lo largo de todo el ciclo de vida de los activos de BASF. Por ejemplo, se pueden simular por ordenador diferentes procesos o ideas de inversión, lo que ayuda a minimizar los costes. La realidad aumentada ya está siendo utilizada actualmente para dar soporte a la plantilla de operaciones. BASF tiene como objetivo digitalizar los procesos en más de 350 de plantas en todo el mundo para 2022.

La digitalización será una parte integral del negocio de BASF. Creará valor adicional para los clientes, hará crecer su negocio y mejorará la eficiencia a través de la digitalización. También aumentará la creatividad en I+D, gracias a un uso más intensivo del supercomputador Quriosity. Para garantizar que BASF obtenga el mejor valor de sus datos, la compañía mejorará aún más la disponibilidad y la calidad de los datos, proporcionará la infraestructura necesaria para conectar sus sistemas de bases de datos, y los utilizará en la toma de decisiones. BASF ganará velocidad, impacto y alcance en sus esfuerzos de digitalización para mantenerse por delante de sus pares en la industria química.

 

Sobre BASF
En BASF creamos química para un futuro sostenible. Combinamos el éxito económico con la protección medioambiental y la responsabilidad social. Los más de 115.000 colaboradores del Grupo BASF trabajan para contribuir al éxito de nuestros clientes en prácticamente todos los sectores y casi todos los países del mundo. Nuestra cartera está organizada en cuatro segmentos: Productos Químicos, Productos de Rendimiento, Materiales y Soluciones Funcionales y Soluciones Agrícolas. En 2017, BASF registró unas ventas de más de 60.000 millones de euros. Las acciones de BASF cotizan en las bolsas de Frankfurt (BAS), Londres (BFA) y Zúrich (BAS). Más información en www.basf.com.

Noèlia Meijide
Jefe de Prensa
+34 934964045
Última actualización 7 de enero de 2019