TOP
26 de febrero de 2019
España
Spain

BASF experimenta un ligero incremento de las ventas en 2018 y un descenso de las ganancias motivado principalmente por una menor contribución del segmento de Productos Químicos

  • Ventas de 62.700 millones de euros (+2%)
  • EBIT antes de extraordinarios de 6.400 millones de euros (-17%) 
  • Flujo de caja operativo de 7.900 millones de euros (-10%) y flujo de caja libre de 4.000 millones de euros 
  • Dividendo propuesto en 3,20 € para el ejercicio de 2018  (frente a los 3,10 € de 2017)  

Perspectivas para 2019: 

  • Se espera un ligero aumento de las ventas, propiciado principalmente por mayores volúmenes de ventas y por los efectos de cartera 
  • Se prevé que el EBIT antes extraordinarios se sitúe ligeramente por encima del nivel de 2018 

 

El año pasado, BASF generó ventas por valor de 62.700 millones de euros, lo que representa un incremento del 2% frente al año anterior. La ganancia operativa (EBIT) antes de extraordinarios experimentó un descenso hasta situarse en 6.400 millones de euros, en comparación con los 7.600 millones de euros del año anterior. Esto se debe principalmente al comportamiento del segmento de Productos Químicos, responsable de unos dos tercios del descenso total de los beneficios.

Durante la segunda mitad del año, los márgenes del isocianato cayeron abruptamente. Asimismo, a lo largo de 2018, los márgenes de los craqueadores se mostraron más bajos de lo que se esperaba en todas las regiones.

En general, 2018 fue un año caracterizado por conflictos comerciales y por cambios económicos y geopolíticos difíciles a nivel global. Durante la segunda mitad del año, BASF experimentó una desaceleración económica en los mercados principales, y sobre todo en el sector automovilístico, en el que BASF posee una mayor base de clientes. En particular, la demanda de los clientes chinos descendió de forma considerable. Esto se vio fomentado por el conflicto comercial existente entre Estados Unidos y China. En todo el mundo, la incertidumbre fue en aumento, por lo que muchos de los mercados participantes se mostraron cautelosos a la hora de actuar.

"Estamos afrontando estos retos. Con nuestra nueva estrategia corporativa, 2019 será un año de transición del que salir aún más reforzados. Este año, estamos adaptando nuestras estructuras y procesos, y centrando nuestra organización en las necesidades de nuestros clientes", afirma Martin Brudermüller, presidente de la Junta Directiva de BASF, quien presentó las cifras económicas de la compañía para 2018 junto con el director de Finanzas, Hans-Ulrich Engel.

En 2018, BASF implementó subidas de precios en todos los segmentos y divisiones. Los volúmenes aumentaron ligeramente en comparación con el año anterior: los volúmenes más altos de los segmentos de Materiales & Soluciones Funcionales y Soluciones Agrícolas se vieron parcialmente compensados por unos volúmenes menores en los segmentos de Productos de Alto Rendimiento y Productos Químicos. El motivo principal de este descenso de los volúmenes en el segmento de Productos de Alto Rendimiento fue la parada de la planta de producción de citral en Ludwigshafen, que reanudó su actividad en el segundo trimestre. Los volúmenes de ventas del segmento Productos Químicos se vieron influenciados negativamente por el bajo caudal del Rin. Los efectos de divisa fueron del -4% en términos generales, mientras que los efectos de cartera aumentaron en un 1%.

Una caída de las ganancias en los segmentos de Materiales & Soluciones Funcionales, Soluciones Agrícolas y Productos de Alto Rendimiento también contribuyó al descenso del EBIT antes de extraordinarios. En el segmento de Soluciones Agrícolas, los efectos de divisa negativos observados en todas las regiones perjudicaron las ganancias. Asimismo, se observó una contribución especialmente negativa de los negocios adquiridos de Bayer, de los que BASF empezó a hacerse cargo en agosto. El momento resultó ser un inconveniente dada la estacionalidad del negocio de las semillas, que generan ingresos básicamente durante la primera mitad del año. Integrar las actividades adquiridas también supuso costes añadidos.

Y de nuevo, el bajo caudal del Rin, prolongado durante un tiempo inusitadamente largo, supuso un reto para BASF. En la planta de Ludwigshafen, durante la mayor parte del tercer y el cuarto trimestre, fue prácticamente imposible recibir materias primas por barco. Por ello, BASF se vio obligada a reducir las tasas de uso de la capacidad de la fábrica en Ludwigshafen. Como consecuencia, las ganancias de 2018 se vieron reducidas en unos 250 millones de euros.

Los extraordinarios supusieron una rebaja de 320 millones de euros, motivada principalmente por las adquisiciones. Durante el año anterior, la cifra había sido de -58 millones de euros. El EBIT experimentó un descenso del 20% hasta situarse en los 6.000 millones de euros. Con una cifra de 9.500 millones de euros, el EBITDA antes de extraordinarios fue un 12% más bajo que el año anterior. El EBITDA se situó en 9.200 millones de euros, frente a los 10.800 millones de 2017.

Asimismo, en 2018, las ganancias por acción cayeron de los 6,62 € a los 5,12 €. Tras el ajuste por extraordinarios y la amortización de los activos inmateriales, las ganancias por acción fueron de 5,87 €, lo que supone un descenso de 0,57 € frente al ejercicio anterior.

 

Evolución de las ganancias durante el cuarto trimestre de 2018

Las ventas del Grupo BASF aumentaron en un 2% durante el cuarto trimestre de 2018 hasta alcanzar los 15.600 millones de euros. Con el sustento de los segmentos de Productos de Alto Rendimiento, Materiales & Soluciones Funcionales y Soluciones Agrícolas, se pudo aumentar los precios en un 2%. Los volúmenes disminuyeron en un 3 %. Esto se debe principalmente al bajo caudal del Rin. Los efectos de cartera fueron de más del 3% por la adquisición de los negocios de Bayer en el segmento Soluciones Agrícolas.

El EBIT antes de extraordinarios durante el cuarto trimestre fue de 630 millones de euros, lo que supone un descenso del 59% frente a las cifras del año anterior. Esta disminución es causa principalmente del descenso de las ganancias en los segmentos de Productos Químicos y Soluciones Agrícolas. En el segmento Productos Químicos, el principal motivo fue una caída de los márgenes en los negocios del isocianato y los craqueadores. La evolución de las ganancias del segmento de Soluciones Agrícolas durante el cuarto trimestre se vio amortiguada por los gastos derivados de las adquisiciones. BASF pudo mejorar sus cifras de ganancias en los segmentos de Productos de Alto Rendimiento y Materiales & Soluciones Funcionales. Las dificultades de aprovisionamento provocadas por el caudal bajo del Rin tuvieron un impacto negativo en las ganancias del cuatro trimestre cifrado en unos 200 millones de euros.

 

Flujos de caja del Grupo BASF en 2018

Los flujos de caja operativos pasaron de los 8.800 millones de euros a los 7.900 millones de euros debido al descenso de los ingresos netos. En 2018, el cambio experimentado por el capital circulante neto redujo los flujos de caja en 530 millones de euros, frente a la reducción de 1.200 millones en 2017. El efectivo utilizado en las actividades de inversión aumentó, pasando de 4.000 millones de euros a 11.800 millones de euros. En 2018, los pagos netos por adquisiciones y desinversiones alcanzaron los 7.300 millones de euros, sobre todo por la adquisición de los activos y negocios de Bayer. Los pagos realizados en concepto de inmuebles, fábricas, equipamientos y activos inmateriales disminuyeron en 102 millones de euros hasta situarse en 3.900 millones de euros. Con una cifra de 4.000 millones de euros, el flujo de caja libre volvió a recuperar su fortaleza. Sin embargo, experimentó un descenso de 744 millones de euros frente a 2017 motivado por la caída de los flujos de caja operativos.

 

Dividendo propuesto en 3,20 €

"BASF quiere aumentar su dividendo aun en periodos difíciles. Por ello, propondremos un dividendo ante la Junta Anual de Accionistas de 3,20 € por acción, de 0,10 € más que el año anterior. De esta manera, las acciones de BASF ofrecen una rentabilidad por dividendo muy atractiva, del 5,3%, sobre la base de la cotización de cierre de 2018", afirma Brudermüller.

 

Implementación de la estrategia de BASF

BASF ha seguido desarrollando su estrategia aun más, implementándola mediante numerosas medidas. Como primer paso, con fecha 1 de enero, BASF modificó la distribución organizativa de unos 14.000 empleados que anteriormente trabajaban en unidades centrales. La transición a las divisiones operativas transcurrió sin problemas.

"El proceso se completará para finales del tercer trimestre de 2019 y, para entonces, unos 20.000 empleados estarán trabajando más cerca de nuestros clientes de manera que reconoceremos mejor las necesidades de nuestros clientes, desarrollaremos ideas y las implementaremos con rapidez", explica Brudermüller. Los cambios organizativos afectan a áreas como I+D, ingeniería, cadena de suministro, compras, recursos humanos, servicios de información y medio ambiente y salud y seguridad.

BASF también ha modificado su estructura informativa y, a partir del 1 de enero de 2019, pasa a tener seis segmentos en lugar de cuatro: Productos Químicos, Materiales, Soluciones Industriales, Tecnologías de Superficie, Nutrición & Cuidado y Soluciones Agrícolas. "De esta manera, seremos más transparentes en este aspecto y podremos compararnos con más facilidad con la competencia", comenta el presidente de BASF.

BASF ha tomado múltiples medidas con el objetivo de seguir desarrollando su cartera. Por ejemplo, se ha completado la transferencia a Solenis de los negocios de BASF de productos químicos para papel y agua. La combinación de este negocio, en el que BASF posee una participación del 49%, lleva desde el 1 de febrero de 2019 operando bajo la marca Solenis. En 2017, presentó ventas proforma de unos 2.400 millones de euros y contaba con una plantilla de 5.200 trabajadores aproximadamente. Hoy, este negocio combinado ofrece una cartera de productos más amplia para los clientes del sector del tratamiento del papel y el agua.

El 18 de enero de 2019, la Comisión Europea concedió a BASF una autorización condicional para adquirir el negocio de poliamida de Solvay. Para disipar las inquietudes de la Comisión Europea en materia de competencia, BASF debe desinvertir algunas partes de lo que englobaba la transacción original y cederlas a un tercer comprador. Esto afectará a los activos de fabricación y las capacidades de innovación del negocio de la poliamida de Solvay en Europa. A este respecto, Brudermüller declara lo siguiente: "Con esta adquisición, BASF todavía tiene la oportunidad de cumplir con sus metas estratégicas y de reforzar de forma considerable el negocio de la poliamida 6.6".

Actualmente, BASF y LetterOne están esperando las autorizaciones reglamentarias pertinentes para llevar a cabo una fusión de sus negocios respectivos de petróleo y gas y así crear una empresa en participación. Las dos compañías firmaron un acuerdo de fusión a finales de septiembre de 2018. Se espera que la transacción finalice durante la primera mitad de 2019. Las medidas de preparación para la integración siguen su curso según lo previsto. BASF espera que la oferta pública inicial (OPI) tenga lugar, como muy pronto, durante la segunda mitad de 2020.

Como parte de sus tareas de gestión de su cartera activa, BASF analiza continuamente si sus negocios pueden desarrollar aún más su potencial en un contexto diferente, como puede ser fuera de BASF o en una empresa en participación. En este sentido, BASF anunció en octubre de 2018 que estaba estudiando diferentes posibilidades estratégicas para su negocio de productos químicos para la construcción, entre las que se encontraban una desinversión o una fusión con un socio potente. A este respecto, el presidente de la Junta Directiva de BASF declara lo siguiente: "Pretendemos llegar a un acuerdo para una transacción a lo largo de 2019. Actualmente estamos preparando un proceso estructurado".

 

Inversiones para el crecimiento orgánico en Asia

China se ha convertido ya en el mercado clave de Asia y de todo el mundo, tanto para BASF como para el conjunto del sector de productos químicos. BASF quiere crecer a un ritmo más rápido que el mercado global de productos químicos. "Para ello, tenemos que ser parte del crecimiento de China, que constituye el mayor mercado de productos químicos del mundo", afirma Brudermüller. El presidente de la Junta Directiva ha mencionado algunos proyectos de inversión con los que BASF pretende afianzar aún más su posición en Asia y acelerar su crecimiento orgánico.

A título de ejemplo, a finales de octubre de 2018 BASF firmó un acuerdo con SINOPEC con el objetivo de ampliar su colaboración en la planta de Verbund situada en Nanjing (China). La empresa de participaciones BASF-YPC invertirá en un 50% de participaciones para crear otro craqueador de vapor con una capacidad de 1 millón de toneladas métricas de etileno al año. SINOPEC Yangtzi Petrochemical invertirá en el 50% restante. Asimismo, BASF y SINOPEC explorarán juntas nuevas oportunidades de negocio en el mercado chino de los materiales para baterías, otro de los mercados que experimentan un crecimiento vertiginoso.

India es otro de los mercados en los que BASF desea invertir. Hace poco, la compañía firmó un memorando de entendimiento con Adani para indagar en una posible inversión conjunta de gran calado en la cadena de valor de los acrílicos. La planta designada se situaría en el puerto de Mundra, en el Estado indio de Gujarat. Sería la mayor inversión llevada a cabo por BASF en la India hasta la fecha, así como su primera planta de producción neutra en cuanto a sus emisiones de CO2.

El acuerdo marco firmado en enero de 2019 con el gobierno de la provincia de Guangdong, situada en el sur de China, ofrece más detalles sobre el plan de BASF de establecer una nueva planta de Verbund en la ciudad de Zhanjiang. Para llevar a término este proyecto, están disponibles más de 9 km2 de terreno. Para BASF, la nueva planta es ideal porque puede disfrutar de los recursos naturales de Zhanjiang, un puerto de aguas profundas y rutas de transporte excelentes a los principales centros industriales de Guangdong.

 

Perspectivas para el año 2019

Durante el presente año, BASF espera que la economía global crezca en un 2,8%, lo que supone una ralentización frente al crecimiento del 3,2% de 2018. En la Unión Europea, la compañía espera un crecimiento más débil tanto de la demanda doméstica como de la demanda de exportaciones a países terceros. Por otra parte, BASF intuye que Estados Unidos mostrará un crecimiento sólido, si bien el efecto estimulante de la reforma fiscal debería de notarse menos que en 2018. Es muy probable que el crecimiento en China siga ralentizándose pero que siga siendo alto en comparación con el de las economías avanzadas. En cambio, se espera que la recuperación económica de Brasil se vea frenada.

 

Las previsiones se basan en las siguientes proyecciones económicas para 2019:
 

• Crecimiento de la producción química global del 2,7% en 2019 (2018: +2,7%).

• Precio promedio del petróleo (Brent) de 70 $

• Tipo de cambio promedio de 1,15 $ por euro

 

"Esperamos también que continúe el crecimiento en los sectores de nuestros clientes. En el caso de la industria automovilística, contamos con una ligera recuperación después de la caída de la producción el pasado año", comenta Brudermüller. Las previsiones de BASF también presuponen que los conflictos comerciales existentes entre Estados Unidos y sus socios se mitigarán a lo largo del año, y que el Brexit tendrá lugar sin que ello tenga repercusiones económicas de mayor alcance.

"Aunque sabemos que el entorno es complicado y se caracteriza por unos niveles de incertidumbre considerables, aspiramos a crecer de forma rentable. Esperamos un ligero aumento de las ventas, propiciado principalmente por mayores volúmenes de ventas y por los efectos de cartera. Queremos aumentar ligeramente el EBIT antes de extraordinarios. Por otra parte, creemos que el rendimiento del capital invertido (ROCE) será algo más alto que el porcentaje de coste del capital, si bien es posible que disminuya ligeramente en comparación con los niveles de 2018", afirma el presidente de la Junta Directiva de BASF.

Brudermüller recalcó que los primeros dos trimestres de 2019 serán relativamente flojos: "En primer lugar, durante la primera mitad de 2018, seguíamos beneficiándonos de los márgenes altos de los isocianatos, por lo que el listón para la comparación está muy alto. En segundo lugar, los costes asociados a la implementación de nuestra estrategia influirán en las ganancias, como también lo hará el número de mantenimientos programados para algunas plantas, mayor que el del año pasado. Los factores decisivos a la hora de lograr nuestros objetivos para 2019 son un mayor rendimiento del negocio, una demanda fuerte por parte de nuestros clientes y las primeras contribuciones de nuestro programa de excelencia estratégica durante la segunda mitad del año. De la misma manera, los cambios estructurales que hemos iniciado en BASF también propiciarán unos extraordinarios negativos considerablemente más altos para 2019".

 

Acerca de BASF

En BASF, creamos química para un futuro sostenible. Combinamos el éxito económico con la responsabilidad social y la protección del medio ambiente. El Grupo BASF cuenta con aproximadamente 122.000 colaboradores que trabajan para contribuir al éxito de nuestros clientes en casi todos los sectores y países del mundo. Nuestra cartera está organizada en seis segmentos: Productos Químicos, Materiales, Soluciones Industriales, Tecnologías de Superficie, Nutrición & Cuidado y Soluciones Agrícolas. En 2018, BASF generó unas ventas de unos 63.000 millones de euros. Las acciones de BASF cotizan en las bolsas de Frankfurt (BAS), Londres (BFA) y Zúrich (AN). Más información en www.basf.com.

 

Declaraciones sobre el futuro y predicciones

Este comunicado contiene declaraciones prospectivas. Estas declaraciones se basan en las estimaciones y proyecciones actuales de la gestión de BASF y en la información actualmente disponible. Las declaraciones futuras no son garantías de los desarrollos futuros y los resultados aquí esbozados. Éstos son dependientes de una serie de factores; implican diversos riesgos e incertidumbres; y se basan en supuestos que quizá no resulten precisos. BASF no asume ninguna obligación de actualizar las declaraciones prospectivas contenidas en este comunicado más allá de los requerimientos legales.

Noèlia Meijide
Jefe de Prensa
+34 934964045
Última actualización 18 de marzo de 2019