Spain
Spain

Proteger y recuperar

Retratos corporativos de Carles Navarro, Managing Director BASF Española / Country Cluster Iberia Head
La industria química se ha reivindicado como una industria esencial. Lo principal ha sido proteger a las personas internas y externas, mientras se mantenían las producciones.
Carles Navarro
Director General del Grupo BASF en España y Portugal

2020 será recordado como el año de la pandemia. Un virus  global que paralizó el planeta entero trastocó nuestro estilo de vida y nos hizo ver la vulnerabilidad del ser humano y la fragilidad de la actividad que lo rodea. Ante esta situación,  nuestra prioridad en BASF fue desde el primer día proteger a las personas, tanto dentro como fuera del entorno laboral.  Crear entornos seguros, dar confianza y atender a aquellos aspectos menos visibles, como los trastornos mentales.

 

Como empresa del sector químico nuestra misión nos ha llevado más allá de nuestra propia gente. Nuestros productos han ayudado a la protección de las personas, a la desinfección de superficies o al mantenimiento de las cadenas alimentarias. Así, por ejemplo, adaptamos algunos centros de producción, como el de Zona Franca (Barcelona), para producir hidrogeles. En total, fabricamos y donamos 65 toneladas al sistema de salud. También nos involucramos en otras acciones, como el ensamblaje de respiradores que integran piezas fabricadas con nuestros materiales para la impresión 3D o las donaciones a entidades del sector social para facilitar su labor de mitigación de las consecuencias derivadas de la pandemia. Todo ello nos ha hecho sentir, una vez más, orgullosos del sector y de la ciencia que representamos. La química es esencial y en esta ocasión se ha vuelto a poner en evidencia.

 

La crisis del coronavirus ha afectado a nuestros resultados comerciales. El año 2020 se cerró con una caída de ventas del 15 %, debido a que algunos de los principales sectores demandantes, como la automoción, han sufrido severamente los efectos de la pandemia. Otros sectores relevantes como el agroalimentario o el del cuidado personal y del hogar han mantenido o incluso incrementado su nivel de actividad por el rol esencial que desempeñan en el momento que nos ha tocado vivir. Ha sido una época propicia para crear nuevas maneras de conectar con nuestros clientes, que nos han ayudado a mantener e incluso reforzar nuestra relación a pesar de las dificultades, con el fin último de seguir ofreciendo soluciones innovadoras y profesionales. 

 

La pandemia no ha frenado en lo más mínimo nuestra apuesta por nuestros dos pilares estratégicos, la sostenibilidad y la innovación. En BASF hemos seguido desarrollando productos para un mundo más sostenible. Con proyectos como ChemcyclingTM, basado en el reciclado químico, estamos liderando la transformación de la economía lineal hacia la circular. Se trata de dar una solución a los residuos plásticos que hasta ahora han acabado en incineración o en el vertedero, devolviéndolos al principio de la cadenade valor en forma de materias primas recicladas de calidad idéntica a los recursos vírgenes. 

 

En términos de innovación, 2020 fue un año estimulante para nuestra compañía en España. Anunciamos la llegada de la tecnología 5G al centro de producción de Tarragona, que se ha convertido así en el primer parque químico de España en disponer de una red privada de este tipo. Estamos seguros de que la red 5G supondrá un antes y un después en la transformación digital de nuestro sector en su camino hacia la industria 4.0. Al mismo tiempo, hemos consolidado nuestro hub de Madrid como el centro desde el que se apoya la transformación digital de las plantas que BASF tiene en todo el mundo. Este centro arrancó en 2019 con tres personas y este 2021 tiene previsto alcanzar ya la cifra de 300 empleados. 

 

También en 2020 celebramos, aunque no del modo que hubiésemos querido, el medio siglo de vida de nuestra estación experimental agrícola en Utrera, Sevilla. En España estamos orgullosos de tener uno de los dos centros de i+D+i de esta envergadura que tiene la compañía a nivel mundial.

 

Ahora toca mirar al futuro. En el momento presente el imperativo es seguir protegiéndonos del virus y contribuir al mismo tiempo a la recuperación sanitaria, social y económica. Queremos seguir dando a la sociedad herramientas para luchar contra el virus. Queremos seguir ayudando a nuestros clientes a prosperar y crecer. Para 2021 tenemos presupuestadas las mayores inversiones de las últimas décadas en España, un total de 60 millones de euros. Un indicador claro de nuestro compromiso con el territorio, sus personas, su bienestar y su crecimiento. A fin de cuentas, en BASF cada día nos levantamos para seguir dando sentido a nuestra misión: “Estamos aquí para crear química sostenible y crecer contigo”.

                                                                                                     

Carles Navarro