Spain
Spain

# AquíContigo hacia el futuro

La misión de BASF en España y Portugal dice: ‘Estamos aquí para crear química sostenible y crecer contigo”. Ahora más que nunca, necesitamos aferrarnos a nuestro propósito, entender bien nuestra misión y que ésta sea el motor que nos empuje cada día y nos acerque todavía más a la sociedad a la que queremos servir.

Carles Navarro
Director General del Grupo BASF en España y Portugal

Siempre es difícil mirar hacia atrás para hacer balance sin antes observar en el espejo qué nos refleja el presente. Muchos recordamos dónde estabámos y qué hacíamos cuando cayeron el muro de Berlín o las Torres Gemelas de Nueva York. El año 2020 nos ha proporcionado, lamentablemente, otro evento de ese calibre: todos recordaremos mientras vivamos cómo el mundo cambió de golpe ante nuestros ojos a causa de la pandemia global por la COVID-19. Por eso, en primer lugar, mi recuerdo es para aquellos que ya no están, víctimas de la enfermedad, y para aquellos que todavía la sufren o han perdido a seres queridos. Mi agradecimiento profundo va para todos aque-llos que todavía luchan para vencerla.

 

Cerrado el ejercicio 2019, y con apenas dos meses transcurridos de 2020, todos los planes y proyecciones perdían de un día para otro su validez, a la vista de una situación tan imprevisible como excepcional. En primer lugar, por su carácter global. Nunca antes, ni durante las guerras mundiales, un mismo reto había afectado simultáneamente a todos los rincones del planeta. El único desafío comparable en alcance es la emergencia climática, que, como sabemos, despierta menos unanimidad respecto a su certeza y a la necesidad de hacerle frente, aunque sus consecuencias serán definitivamente mucho más graves. En segundo lugar, porque la COVID-19 ha afectado, si bien de distinta manera, a todos los estratos sociales. A esto hay que sumar, en tercera posición, la falta de precedentes a escala global en el mundo occidental, hecho que ha dificultado el plan de respuesta de los gobiernos.

 

Esta tormenta perfecta hace que los retos a los que nos enfrentamos en 2019 parezcan lejanos. El periodo radiografíado en este informe integrado fue desafiante en cuanto a ventas, ya que descendieron un 3 % respecto a 2018, ejercicio que a su vez representó el récord histórico del Grupo BASF en España (1.358 millones de euros). 2019 será también recordado por la apertura de nuestro centro global de servicios digitales en Madrid, un auténtico ‘hub’ mundial desde donde se quiere acelerar la transformación digital de las plantas de producción de nuestra compañía en todo el planeta, con un equipo de 80 expertos en tecnología que aumentará hasta las 300 personas dentro de dos años, aproximadamente. 2019 nos dejó también otras noticias destacadas, como la consolidación del negocio de semillas de Nunhems dentro de nuestro portafolio de soluciones agrícolas, el 50 aniversario de nuestros centros de producción en Tarragona (el más grande del sur de Europa) y Rubí, o la creación de los primeros Premios BASF a la Mejor Práctica en Economía Circular en España.

 

En 2020 termina una década de grandes retos, que dará paso a otra con retos aún mayores, como la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU fijó para 2030. Mientras tanto, las consecuencias económicas de la pandemia están siendo devastadoras para muchas empresas. Enfrentadas al dilema de cómo afrontar el día después, es de esperar que las compañías con propósito sepan reaccionar y evolucionar hacia una forma diferente de enfocar su actividad. El valor para el accionista, un axioma empresarial desde hace 30 años, debe reemplazarse por el valor para la sociedad, entendida de forma amplia. BASF trabaja de forma comprometida y sigue poniendo metas ambiciosas encima de la mesa, como el crecimiento neutro en emisiones de carbono hasta 2030 y el desarrollo de nuevas tecnologías que lo acompañen, como, por ejemplo, el reciclaje químico.

 

La pandemia ha puesto en el camino una piedra de dimensiones impensables hace unos meses. Saldremos adelante, aunque el precio pagado habrá sido alto. Y aunque habrá mucho que lamentar, también aparecerán nuevas oportunidades, como por ejemplo la posibilidad de hacer las cosas de manera distinta, una vez nos demos cuenta de que la antigua normalidad era el problema. En el lado positivo, hemos sentido admiración por el personal sanitario, por los trabajadores públicos y por ese largo sinfín de personas anónimas que dan cada día la mejor versión de sí mismas en favor del bien común. Hemos sentido también orgullo por la labor realizada por el equipo de BASF, y por toda la industria química, en general. Como servicio esencial, hemos puesto de relieve el papel indispensable que tenemos dentro de las cadenas de valor. Hemos producido desinfectantes, hemos garantizado el suministro de alimentos y estamos nvestigando para encontrar soluciones farmacológicas a la enfermedad, entre otras cosas.

 

La misión de BASF en España y Portugal dice: ‘Estamos aquí para crear química sostenible y crecer contigo”. Ahora, más que nunca, necesitamos aferrarnos a nuestro propósito, entender bien nuestra misión y que esta sea el motor que nos empuje cada día y que nos acerque todavía más a la sociedad a la que queremos servir.

 

Ahora, más que nunca, #AquíContigo.

                                                                                                     

Carles Navarro