Cookies help us deliver our services. By using our services, you agree to our use of cookies. Learn more

Argentina
Sustentabilidad en la práctica

Triple E

La iniciativa permitió a la compañía reducir 80,03 GWh en consumo de electricidad, equivalente al uso de 35 mil personas por año.


¿Qué pueden tener en común acciones simples como el cambio de lámparas convenciona-les a versiones LED y adaptaciones complejas en procesos industriales de refrigeración de máquinas? Hacen de BASF una empresa que sigue a la letra su principal objetivo: construir la química para un futuro sostenible. En BASF, el uso más eficiente de la energía implica a toda la cadena de valor y genera la ventaja de la generación de conocimiento.


Para cambiar la realidad del consumo de recursos y energía en sus sites productivos, en di-ciembre de 2015 BASF comenzó a implementar el programa Triple E (Excelencia en Efi-ciencia Energética) en Guaratinguetá, estado de São Paulo. Dos años después, BASF se convirtió en la primera empresa química de Brasil y la primera compañía química principal en Chile en recibir la certificación internacional ISO 50001, lo que ayuda a las empresas a esta-blecer prácticas más eficientes y modernas en materia de gestión energética.


El programa fue desarrollado en colaboración con la Universidade Estadual Paulista (UNESP), y contribuyó a dar mayor solidez en la identificación y evaluación de varias opor-tunidades de mejoras y ganancias energéticas, por ejemplo.  En enero de 2016, un equipo de coordinación, compuesto por sólo siete personas, inició un piloto del programa en el complejo Guaratinguetá, en São Paulo.  


Con el exitoso progreso del programa piloto, en 2017 comenzó su expansión a otros sites en América del Sur: Demarchi, Jacareí, Indaiatuba y Camaçari en Brasil, General Lagos en Ar-gentina y Concón en Chile, en los que participaron más de 40 personas.

TriploE.jpg

Triple E se acercó con el objetivo de aumentar la competitividad de BASF centrada en la eficiencia energética, mejorar los costes y reducir los impactos ambientales. Tanto la certifi-cación como el programa están alineados con los objetivos globales de BASF de reducir en un 25% sus emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030 y aumentar la efi-ciencia energética de las unidades en América del Sur en un 7% entre 2016 y 2025.


A lo largo de los años se han identificado más de 420 oportunidades de mejora y, en total, 172 iniciativas económicamente viables se han puesto en marcha o están en vías de aplica-ción. Medidas tales como: optimización de sistemas de refrigeración, calefacción y ventila-ción, automatización de válvulas, cambio de luminarias con tecnología LED, adecuación de los equipos de aire acondicionado en las oficinas según el tamaño de la habitación y número de personas que trabajan in situ, entre otras iniciativas. 


Los resultados son alentadores: reducción del consumo de energía en 80,03 GWh al año (va-lor corresponde a lo que gastan 35.5 mil personas al año) y reducción de 14,27 mil toneladas de CO2eq al año (99,7 mil árboles serían necesarios para compensar esta cantidad). Estos datos representan una economía de más de 21,1 millones de dólares y han arrojado varios premios y reconocimientos internos y del mercado, tanto en Brasil como en Chile.


Camino E 

Triple E es un programa alineado al BASF Camino E, que combina productividad y sostenibi-lidad, consumo y economía, optimización y competitividad, medio ambiente y conciencia. 

La Triple E también cumple con 5 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Nacio-nes Unidas - ODS:  Objetivo 3 (garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos y todas las edades), objetivo 7 (garantizar un acceso fiable, sostenible, moderno y asequible a la energía para todos), objetivo 12 (garantizar modalidades sostenibles de producción y con-sumo), objetivo 13 (adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efec-tos) y el objetivo 17 (fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible).