Cookies help us deliver our services. By using our services, you agree to our use of cookies. Learn more

Argentina
Sustentabilidad en la práctica

El secreto químico para la conservación de los camarones

Uno de los mariscos más consumidos en el mundo, los camarones, son ricos en vitaminas como las del complejo B, que actúan sobre el metabolismo, la vitamina D, importante para fortalecer los huesos, los dientes y los músculos del cuerpo, y la vitamina E, que previene la aparición de enfermedades neurológicas, además de ser ricas en omega-3, lo que frena el crecimiento de tumores y reduce el riesgo de problemas cardiovasculares. No sólo eso, las proteínas que tiene son completas, las mejores para la salud.

En América del Sur hay un país que se destaca en la producción de este crustáceo, Ecuador. Actualmente tiene al sector camaronero - producción de camarones, y carcinicultura - que produce el animal, como el más dinámico, convirtiéndose en el proveedor de los mejores camarones del mundo, además de ser considerado líder mundial de esta técnica.

 

Un poco sobre cómo empezó

Hace más de cuarenta años, el país inició la cría de camarones utilizando agua salada y de esta manera fue el primer lugar en América en aprovechar este recurso inagotable que no podía ser utilizado por la producción agrícola y ganadera, para producir la proteína. El sector ha sabido cerrar el ciclo de cultivo de la especie, así como adaptar las técnicas para diseminar la presencia de enfermedades, reducir el impacto ambiental y desarrollar cultivos de baja densidad, lo que permite optimizar los recursos. Con una buena relación con el medio ambiente, el sistema de cría de camarones ecuatoriano se hace único en el mundo, proporcionando al consumidor final una mejor calidad.

 

Números

Los productores ecuatorianos de camarón terminaron el año 2021 con una sensación de satisfacción al ser el primer país en producir más de un millón de toneladas, convirtiéndose así en el mayor productor mundial de este marisco. De ellas, 848.000 se exportaron a China (46%), Europa (23%), Estados Unidos (22%) y otros países (9%). Todo ello representó para la balanza comercial nacional una cifra superior a los cinco mil millones de dólares, cantidad nunca antes alcanzada en la historia del Ecuador por ningún otro producto que no sea el petróleo. Esta cifra, comparada con la de 2020, representó un crecimiento del 23% en volumen y del 39% en divisas. Después del petróleo, es la actividad más rentable del país. Los datos proceden del Banco Central de Ecuador.

A la vanguardia de este sector, Ecuador ha confiado en la tecnología blockchain desde 2020 para garantizar la completa trazabilidad de su producción. Es el primer país del mundo que incorpora este tipo de vigilancia. Al escanear el código QR que viene en cada paquete, cualquier persona del mundo podrá saber quién, cómo y dónde se han criado los camarones que va a consumir.

Animação_Produtor de Camarões Español.mp4

¿Y cómo mitiga BASF esta situación?

Para evitar esta situación, BASF suministra a los agricultores ecuatorianos metabisulfito de sodio, que sirve como conservante y agente antioxidante. La conservación de los alimentos suele consistir en impedir la proliferación de bacterias, hongos (como la levadura) o cualquier otro microorganismo, así como en ralentizar la oxidación de las grasas que provocan el enranciamiento. También ayuda en los procesos que inhiben el deterioro visual, como la reacción de pardeamiento enzimático de las manzanas tras el corte, que puede producirse durante la preparación de los alimentos.

Para evitarlo, hay que asegurar una conservación óptima desde el momento de la pesca, evitando la descomposición o la presencia de melanosis. Con el uso de este producto, se evita la reacción del camarón con el oxígeno y así se detiene el proceso de melanosis.

"La melanosis es un proceso enzimático que, en combinación con el oxígeno, desarrolla un pardeamiento parcial de ciertas partes del camarón. La aparición de esta coloración se produce a las pocas horas de su captura, comenzando por la cabeza y extendiéndose gradualmente hacia la cola y ramificándose hacia las extremidades del crustáceo", explica María Isabel Álvarez, asesora de ventas de productos químicos industriales de BASF. 

Comprendiendo la importancia de este mercado, BASF ha creado un proceso totalmente seguro, de alta calidad y libre de cualquier contaminación. Para ello, mantiene tres fábricas propias para la producción de sosa, la materia prima para la producción de Metabisulfito de Sodio. Además, es el único productor local de sulfito, y cuenta con una planta de producción completamente cerrada, totalmente tecnificada y aislada del contacto humano en el proceso, con el único objetivo de evitar cualquier tipo de contaminación en el producto, logrando los más altos estándares de calidad.

El país tiene una cuota del 30% del mercado mundial del producto, con unas ventas de aproximadamente nueve mil toneladas al año y unos ingresos de unos 13 millones de euros.

Estudios independientes del Centro de Investigación de Negocios Acuícolas de la Universidad Kasetsart de Bangkok (Tailandia) demostraron el mejor rendimiento de la solución de BASF en comparación con otros productos del mercado: con una reducción de hasta el 30% del SMBS, el tratamiento de la melanosis es exitoso. Además, evita la formación de colonias de microorganismos por su efecto antimicrobiano, lo que prolonga la vida útil de los camarones.

Cuando se trata de alimentos, no sólo hay que tener en cuenta el sabor: la calidad, la higiene, con altos niveles de seguridad y pureza son también de importancia crucial. Los aditivos alimentarios de BASF se controlan y analizan estrictamente durante todo el proceso de producción.

Con la excelencia en la calidad de los alimentos, BASF es el único productor mundial de metabisulfito de sodio con la certificación BRC7, una de las normas alimentarias más exigentes del mundo. Otros certificados de soluciones son GMP (Good Manufacturing Product) y HACCP (Hazard Analysis and Critical Control Point), así como los certificados HALAL y KOSHER. La empresa cuenta con un know-how de más de 125 años en la producción dedicada.

Modo Y

Con estas soluciones, la multinacional pretende crear soluciones altamente eficientes Y, al mismo tiempo, promover la sostenibilidad con un enfoque en la eficiencia productiva de sus centros de producción, el uso sostenible de sus recursos Y la reducción del impacto ambiental en todos sus procesos. Este tema, tan importante para Ecuador, y que está en pleno auge económico en el país, hace tangible el Modo Y de BASF, que une productividad Y la sostenibilidad. Así es como crea química para un futuro sostenible y contribuye a un mundo que ofrece una mejor calidad de vida para todos.

Otro punto interesante en cuanto a la sostenibilidad es que BASF es una de las empresas ecuatorianas que apoya el Programa de Camarón Sostenible para ofrecer un producto trazable y de alta calidad, siendo el país un líder mundial en esta iniciativa.

 

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

El cuidado de BASF en la producción de camarones en Ecuador se aplica a varios Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como:

ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico

Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

ODS #9 Industria, Innovación e Infraestructura:

Construir infraestructuras resistentes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

ODS 12 Consumo y producción responsables

Garantizar patrones de producción y consumo sostenibles

ODS 14 La vida en el agua

Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible